Proyecto Social

PROYECTO SOCIAL

Cuando se elabora un proyecto social nace como consecuencia del deseo de mejorar la realidad en la que estamos insertos, por lo que el proyecto va a ser la alternativa o propuesta a través de la cual pretendemos modificar la realidad dándole así una solución a las necesidades, carencias, conflictos o situación que no permite una evolución o desarrollo de la comunidad, grupo, colectivo o población.

La misión del proyecto es prever, orientar y preparar bien el camino de los que se va a hacer, para el desarrollo del mismo. Condiciones:

·         Debe indicar la finalidad de la misma.

·         Debe estar adaptado.

·         Basarse en datos e informaciones técnicas.

·         Contar con unos recursos mínimos para su aplicación.

·         Una temporalización para su desarrollo.


¿Qué se entiende por proyecto social?

El proyecto social se caracteriza por hacer referencias a las necesidades básicas del individuo, que según los organismos internacionales son: salud, educación, empleo y vivienda. Y según Maslow son las siguientes:

·         Dignidad.

·         Autoestima.

·         Aprecio, afecto.

·         Seguridad.

·         Reconocimiento.

·         Capacidad de encontrar sentido a la vida.


Según la definición dada y teniendo en cuenta que en la elaboración de un proyecto debemos aclarar una serie de cuestiones que determinen y faciliten la acción para alcanzar la finalidad, que son las siguientes:

·         QUÉ TENEMOS

·         QUÉ PRETENDEMOS

·         PARA QUÉ

·         CÓMO SE REALIZARÁ

·         DÓNDE REALIZARLO

·         CUÁNDO REALIZARLO

·         CON QUÉ CONTAMOS

·         A QUIÉN VA DIRIGIDA LA ACCIÓN

·         CÓMO EVALUAR

·         CUÁNDO EVALUAR

 Si realizamos un análisis de las cuestiones planteadas hasta el momento, estamos estableciendo unos elementos que se corresponden con seguir un modo de trabajar, una metodología concreta, y se hace de una forma científica, ya que se analizan todos los factores que pueden ejercer cierta influencia en la consecución de nuestra finalidad (la transformación de la realidad).

METODOLOGÍA

Según Francisco José Tejedor la metodología es: ‘’ es el conjunto de operaciones o acciones, que dentro de un proceso establecido, se realizan de una manera sistemática para conocer y actuar sobre la realidad social’’.

La metodología implica cuatro dimensiones:
·         Estudio de la realidad.
·         Programación de actividades.
·         La intervención o ejecución.
·         La evolución de la actividad realizada.
La necesidad de utilizar una metodología viene dada por los siguientes motivos:
ü  Estructura para el avance: la metodología cumple la función de dar estructura, cuerpo a la intervención.
ü  Control de contingencias: si existe una planificación se puede reducir al mínimo los posibles imprevistos que surjan durante la misma.
ü  Racionalidad frente a emotividad: la metodología se convierte en el punto de referencia estable que garantice la acción.
ü  Flexibilidad: la flexibilidad y la adaptación deben ser las claves que introducen en la metodología un efecto más eficaz.
ü  Hacer realidad las ideas.
Para comenzar un proyecto debemos analizar la realidad donde queremos llevar a cabo el proyecto. Siguiendo  a  Cembranos y Montesinos podemos enumerar a una serie de pautas metodológicas, es decir aspectos a tener en cuenta a la hora de realizar un análisis de la realidad, estas pautas pueden ser útiles consideradas en conjunto o parcialmente. Los criterios metodológicos son los siguientes:
o   Utilizar una investigación funcional.
o   Utilizar una metodología que nos garantice la participación de los destinatarios.
o   Realizar un diagnóstico que en sí mismo se convierta en una acción.
o   Utilizar una forma de investigar que sea comprensible para el colectivo.
o   Utilizar un tipo de análisis que sirva para fomentar la creatividad social.
Realizar por tanto un Análisis de la Realidad implica seguir unos pasos que se describen en diferentes sub-fases o momentos que son los siguientes:
1.     La descripción.
2.    La percepción social.
3.    La explicación/interpretación.
4.    Las alternativas.
5.    El ajuste.
Existen unas técnicas para el análisis de la realidad, cuya función es la de facilitar al investigador la tarea de recopilar información necesaria o la manera de intervenir con un grupo. Se pueden diferenciar dos tipos de técnicas, (Quintana, 1986):
a)    Aquellas que persiguen el conocimiento y estudio de la realidad y los grupos (técnicas diagnósticas)
b)   Aquellas que están encaminadas al trabajo con los grupos (técnicas de intervención).
PLANIFICACIÓN
Una vez que conocemos las necesidades reales de la población o comunidad y los recursos disponibles de la misma el siguiente paso en nuestro proceso metodológico es la fase de planificación.
Los elementos necesarios para llevar a cabo la planificación son:
·         Los objetivos: deben ser claros, realistas, pertinentes, participativos y evaluables. Pueden ser generales ( propósitos más amplios que conforman el marco de referencia dentro del cual se sitúan los objetivos del proyecto), específicos ( son logros más concretos que los generales) y operativos( son los objetivos de las actividades).
·         La metodología: que debe incluir criterios o estrategias metodológicas, actividades que pueden ser de formación, de difusión, lúdicas, artísticas o sociales. Y cada actividad debe incluir título, objetivo, metodología, temporalización, recursos necesarios y una evaluación.
·         Temporalización: debe incluir los diferentes tipos de actividades, la duración de las mismas y la ubicación, es decir el lugar donde se realiza.
·         Recursos: recursos indispensables para ejecutar y poner en marcha el proyecto. Existen 3 tipos de recursos que son los recursos humanos, materiales y financieros.
EVALUACIÓN
Otra parte importante es la evaluación del mismo. La evaluación es la recogida y análisis sistemático de una información que nos permite determinar el valor de lo que se hace. Es una actividad programada de reflexión sobre la acción.
 
Para que la evaluación sea útil y práctica deben darse una serie de características en dicho proceso, que son las siguientes:
Ø  Flexibilidad metodológica.
Ø  Temporalidad: la evaluación debe plantearse en el momento más adecuado para su utilización.
Ø  Sensibilidad social: debe intentar reflejar todos los intereses en intentar limar al máximo las posibles incompatibilidades.
Ø   Creatividad.
Ø  Continuidad.
Ø  Realismo.
Ø  Participación.
ESTO! es lo que me ha costado aprender durante un año y seis meses jaja, lleno de metodologías, objetivos, evaluaciones, actividades... un curso muy intenso sí pero muy enriquecedor tanto por las prácticas como por la teoría, marcado por un buen profesorado (Eva te echo de menos...) y un buenísimo grupo de compañeros juntos crecimos y nos preparamos. Espero que estos cinco años supere al año y seis meses vivido en Animación Sociocultural.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada